13 feb. 2010

La gestión del cambio hacia la escuela 2.0


Estando en una época de crisis económica, ante un pacto educativo a nivel político, en momentos de incertidumbre en muchos aspectos. Pero la apuesta está hecha hacia una educación del siglo XXI. Recientemente ha aparecido publicado en el BOE el convenio de colaboración entre el MEC y las CC.AA. A partir de ahora vamos a hablar de mini portátiles, pizarras digitales interactivas, proyectores, wifi, recursos online….El paso hacia adelante se ha empezado a dar, van a ser muchos los inconvenientes a los que se va a enfrentar este plan; profesores, alumnos, padres, administración, todos estamos en este asunto, pero si bien tenemos opiniones diferentes de cuál debe ser el sistema de implantación y de uso generalizado.
Por un lado está la dotación presupuestaria, por otro la formación de los docentes en el uso de las TIC, por otro el compromiso de buen uso por parte de los alumnos, y por otro el coste que tiene para las familias. Son muy altos los objetivos marcados.



Tengo mis dudas y mis esperanzas depositadas en este plan; porque si se trata de llenar aulas de equipamiento tecnológico y de regalar un mini portátil a los alumnos, no avanzaremos nada. Ya hemos visto experimentos de este tipo y no han funcionado como se esperaba. Si se trata de salir del libro de texto, de tener una ventana abierta al mundo dentro del aula, de innovar, de modificar nuestra docencia y dirigirla hacia el uso de las TIC como recurso didáctico; entonces creo que saldremos adelante.
Si bien en Primaria todo parece más sencillo, al llegar a secundaria es dónde tengo todas mis dudas: muchos profesores con docencia al grupo, y sobre todo la necesidad de hacer cambios en la organización de un centro de secundaria, con los problemas que ello conlleva.
La dotación tecnológica lleva años en secundaria, y hasta ahora y en una gran parte de los casos, ha sido vista por los equipos directivos como un problema: hay que poner llaves, los alumnos hacen mal uso de los equipos, estos se quedan obsoletos y hay que renovarlos……. Es decir, nunca se ha visto este cambio como una oportunidad. Podía contaros varios casos que he vivido en persona y varios que me han contado.
Pero soy consciente de que el cambio que realmente se necesita para que el programa funcione, no está en el profesorado de a pie ni en los alumnos, sino en los equipos directivos de los centros, que han de verlo como una oportunidad y apoyar de manera explícita el uso generalizado de las TIC en el aula, han de volcarse en esto, han de poner la organización del centro a favor de este plan, han de favorecer su implantación de la mejor manera posible. Es decir el equipo directivo es un factor higiénico (Herzberg) en este plan, porque si bien por sí sólo no pueden ser el factor de éxito definitivo, en caso de no apoyarlo jamás funcionará correctamente.
Han de darse cuenta que las TIC se han convertido en una exigencia social, de que el Estado y las CC.AA. van a invertir una gran cantidad de dinero, de que tal y como está la situación actual de la economía nacional, y los datos de abandono escolar, se nos van a exigir resultados a todos. Han de apostar por las TIC. Muchos centros ya lo han hecho, pero queda mucho camino por recorrer.
Los problemas de la educación, y de los centros, son muchos. La cantidad de trabajo que recae sobre los equipos directivos es excesiva. Pero han de ser los gestores del cambio hacia una educación del siglo XXI. Es una nueva responsabilidad, como si ya fueran pocas.
Sé que este post puede ser polémico, sé que mi postura es muy extremista, pero se basa en mi experiencia, y en la opinión de que sólo reaccionarmos cuando nos sentimos amenazados.
Próximamente os presentaré un análisis DAFO que estoy preparando sobre el Plan Escuela 2.0.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esperemos que sepan hacerlo bien. No creo que sea extremista, lo que si me gustaria es que lo hicieran cuanto antes

FRAN ZAPATERO dijo...

Gracias por tu comentario.